Dos de los días más importantes en la vida de un ser humano son el día de su nacimiento y el otro es saber para qué ha nacido. Nuestro nacimiento es un completo milagro, es un gran regalo el despertar cada mañana. El tener esa oportunidad es algo que debemos honrar y atesorar en todo momento. Sin embargo el descubrir la razón para la cual hemos nacido realmente hace una inmensa diferencia en nosotros.

Mientras lees estas líneas quizás te estés diciendo que hay algo más para ti en esta vida, probablemente estés pensando que esto que hoy vives no lo es todo, que existe mucho más para ti. Si es así, permíteme decirte que no estás equivocado ya que sí existe mucho más de lo que actualmente estamos viviendo. Creo que Dios en esos momentos está diciendo “Quiero hacer algo diferente con tu vida” Pero para que eso ocurra debes conocer tu razón de estar aquí, y sabes, esa razón la descubres cuando encuentras ese regalo que él puso en ti.

Personalmente soy de los que creen que él nada ha creado sin un regalo, sin alguna razón de ser, lo puso en mí y también lo puso en ti. Cada uno de nosotros es poseedor de un talento especial y ese es nuestro regalo. Para algunas personas puede ser la medicina, para otros el cocinar, las estadísticas, la fotografía, la comedia, la actuación o el canto, si tus amigos te llaman porque tienen problemas y eres bueno para escuchar y guiar, ese es un talento. Todos sin importar edad o condición física tenemos algo que cuando nos preguntan ¿Cómo lo hacemos? Solo respondemos, eso es fácil.

Pero probablemente las dos preguntas que te has hecho hasta este momento son ¿Cuál es mi talento? y ¿Cómo lo descubro? Yo te respondería que tu talento es todo aquello que haces muy bien de manera natural y sin mucho esfuerzo. Eso que casi nada te cuesta y que puedes pasar horas haciéndolo, ese es tu talento. Y para encontrarlo solo basta con que tengas una conversación honesta contigo mismo y te preguntes sin cuestionar la respuesta ¿Qué es eso que hago bien? Créeme tú ya lo sabes, tú sabes en que eres muy bueno, el tema es que quizás estés dudando de que ese sea tu talento.

Cuando miro hacia atrás y veo mi vida, me doy cuenta que por mucho tiempo quería perseguir pasiones y el dinero. Sin embargo, me gustaba conectar con las personas, hablar con ellas, escucharlas, tener empatía, buscar el lado positivo a cada situación, etc. Descubrí que tenía un talento y una vez lo acepté muchas puertas se han abierto y vidas han sido transformadas.

Quiero compartir contigo uno de mis versículos preferidos, pero me gustaría que te concentraras especialmente en la primera parte: El don del hombre le ensancha el camino, y le lleva delante de los grandes. Proverbios 18:16

No es tu pasión lo que abre puertas delante de ti, es tu talento, es tu don, es, tu regalo lo que hace la diferencia en tu vida y cuando llevas tu pasión a este talento entonces sabrás tu razón de estar aquí, cuando esto ocurre entiendes tu propósito en la vida y podrás aportar de manera significativa a la trasformación de otros. Esto así sucederá porque luego de ese descubrimiento jamás podrás volver a ser la misma persona tenlo por seguro.

Para finalizar me gustaría animarte a lo siguiente:

Sal a descubrir tu talento y a encontrar tu propósito de estar aquí. A trasformar tu vida y a impactar la vida de otros.